RSS

Lucha Reyes, La reina de la canción ranchera


Ciudad de México, 23 de junio de 1944; media botella de tequila y 25 nembutales provocaron que aquel día la quietud de la calle de Andalucía, en la colonia Álamos, se perturbara. A las 16:30 horas fue sacada casi inconsciente una mujer con los signos vitales muy débiles, inmediatamente fue trasladada a un hospital de las calles Durango y Monterrey. Ahí varios médicos trataron de arrebatarla de la muerte. Su nombre: ¡Lucha Reyes, la reina de la canción ranchera!
Por desgracia, todos los esfuerzos fueron inútiles. A las 02:20 horas del 25 de junio de 1944, sin haber salido de su larga agonía, Lucha Reyes dejó de existir.

Su tristeza fue tanta que no soportó más y decidió quitarse la vida y perpetuar su nombre como la precursora de la música vernácula mexicana.

María de la Luz Flores Aceves, conocida como Lucha Reyes nació en Guadalajara, Jalisco, el 23 de mayo de 1906. Aunque de niña mostró su afición por el canto, el rasguear de su voz y el falsete característico que logró imponer en sus canciones, tuvo su auge a partir de los años treinta cuando se especializó en temas del folclor mexicano, y en su estado natal, obtuvo el título de reina del Mariachi, poco tiempo después junto con su familia se trasladó a la Ciudad de México.

EL DEBUT DE LUCHA REYES
Su carrera profesional se inició a los trece años, debutando en una carpa ubicada en la plaza de San Sebastián, cerca de su casa. En 1920 viajó a los Estados Unidos para estudiar canto y desarrollar sus aptitudes como soprano, sin embargo, fue contratada para una gira por varios estados de aquel país, cosechando triunfalmente sus primeros aplausos.

Precisamente durante ese recorrido conoció al periodista Gabriel Navarro, con quien poco después contraería matrimonio. Lucha estaba por tener a su primer hijo cuando sufrió un aborto. A partir de esta tragedia el hombre de su vida comenzó a tratarla despectivamente, trayendo consigo el inevitable divorcio.

ATORMENTADA POR EL ALCOHOL
Después de una larga temporada en los Estados Unidos Lucha regresó a México, formó junto con las hermanas Ofelia y Blanca Ascencio el trío Reyes-Ascencio, ya para entonces su adicción por las bebidas alcohólicas y sus continuos incidentes bochornosos durante sus presentaciones la llevaron a ser lanzada del trío.

A pesar de que Lucha se sentía desilusionada por el rechazo de sus compañeras, en 1927 reinició su búsqueda de la fama, uniéndose al Cuarteto Anáhuac con el que realizó una gira por Alemania. Estando en Berlín, capital alemana, Lucha padeció una fuerte infección de garganta que la hizo retirarse durante un año de su actividad como cantante, pero la falta de dinero y las preocupaciones la hicieron retornar a la actividad. Lo inesperado fue que debido a la infección sufrida su voz se tornó rasposa y desgarrada, imponiendo un estilo agresivo a sus interpretaciones, con el que lograría una plena identificación.


LA PRESENCIA DE LUCHA REYES
A partir de 1928 Lucha Reyes emprendió por el sendero de la interpretación vernácula de manera solista. Un año después inició su mejor etapa como artista, creando un estilo personal y logrando sonados éxitos como "La Tequilera", "¡Ay Jalisco no te rajes!", "El Corrido de Chihuahua", "El Herradero", "La Panchita", "Traigo un amor", "Juan Colorado", "El Castigador", "Rayando el sol", "Caminito de Contreras" y más.

En 1930 el empresario Frank Founce la contrató para varios conciertos en el escenario del teatro Million Dollar, de Los Ángeles.

NO ERA HERMOSA, PERO LLEGÓ AL CINE



Aunque Lucha no poseía una gran belleza, su rostro y presencia llamaron la atención de algunos productores de cine, incluyéndola en películas como; “Los dorados de Villa” (1939), con Domingo Soler, Pedro Armendáriz y Susana Cora; El zorro de Jalisco (1940), con Pedro Armendáriz y Emilio “el indio” Fernández; y ¡Ay Jalisco, no te rajes! (1941), con Jorge Negrete y Gloria Marín.

EL OCASO DE LA ESTRELLA
Las canciones rancheras al igual que los boleros son puros melodramas, tal vez el género más popular. Lucha Reyes hizo de su vida un melodrama. Su vida extraña, fuerte e inhumana hizo que fuera mitificada y a veces olvidada. Su voz atiplada se convirtió en potente y fuerte, y nadie ha podido imitarla. El olvido siempre es el lugar de los rebeldes, y ella era una mujer que podía enamorarse y vivir de manera diferente a la convencional. Hay muchas Luchas y situaciones; como la relación con su madre, los fracasos amorosos y el alcohol, pero también la alegría al cantar.

Por las noches de farra se oía a Lucha disfrutar cantando: ¡Ay! yo me muero donde quiera/ en la raya la primera/ yo me juego el corazón.

La vida sentimental de la cantante Lucha Reyes fue un tobogán. A pesar de su personalidad arrolladora, su potente y rasgada voz, además de su sensibilidad extrema, su vida fue una búsqueda infructuosa del amor y la amistad que nunca llegaron plenamente. Al respecto la pianista, pedagoga y musicóloga mexicana, Yolanda Moreno Rivas, nos dice:

“La personalidad de Lucha era única, prodigaba su voz hasta desgarrarla, gemía, lloraba, reía, maldecía. Nunca antes se habían escuchado interpretaciones en ese estilo. Sobreponiéndose a las críticas que no aceptaban su falta de refinamiento, Lucha Reyes simbolizaba y personificaba a la mujer bravía y temperamental mexicana. La atormentada artista, no era capaz de manifestar con toda franqueza que al cantar sentía ganas de echarse un trago porque un nudo se le formaba en la garganta, ella estaba destinada a personificar el mítico personaje femenino encargado de dar voz a la canción del género ranchero”.

EL ÚLTIMO ADIÓS
Lucha Reyes atraía multitudes en los lugares donde se presentaba. con una botella de tequila en la mano, cantaba de manera espectacular. Dejó alrededor de 85 canciones grabadas, pero debe haber cantado muchas más en la XEW en donde estrenaban a diario sus canciones algunas de las cuales eran pícaras.

Su voz y estilo inconfundible le reservaron un lugar inmortal en la historia musical mexicana.
En la agencia funeraria antes de que el féretro fuera cerrado para siempre, el escultor y pintor Arturo Garres, admirador y amigo fraterno de la artista, sacó una mascarilla de su rostro con el que esculpiría una escultura. Minutos después el ataúd fue trasladado al Panteón, y bajo los acordes de "La Tequilera", "Guadalajara" y "La Panchita", rúbricas musicales de Lucha Reyes, fue sepultada en una tumba del lote de actores.





1-       Ay Jalisco no te rajes-autor. Ernesto Cortázar. Manuel Esperón González
2-       La Tequilera-autor- Alfredo D´ Orsay
3-       Caminito de Contreras-autor- Severiano Briceño
4-       La Panchita-autor- Joaquín Pardavé
5-       El herradero- autor -Pedro Galindo
6-       La canción mexicana-autor- Paco Guerrero
7-       Yo me muero donde quiera-autor- Federico Ruiz 



              Créditos
Referencias:
 https://es.wikipedia.org/wiki/Lucha_Reyes- https://www.elfinanciero.com.mx/
https://gladyspalmera.com/

Locución: Marina Gómez Carrera.
Corrección de estilo: Xchel Aurora P. Palafox. Aurora Palafox León.
Logística en redes y apoyo técnico: Jairo León Pérez Palafox.
Realización: Juan Manuel Pérez Guzmán.

Alicia en el país de las maravillas

Escrito en 1865, es un clásico no sólo de la literatura juvenil, sino de la literatura en general.

Popularizado por decenas de versiones, la novela fue creada por el reverendo Charles Dodgson, verdadero nombre de Lewis Carroll, quien la escribiera para la niña Alicia Liddell. La historia es un delicioso entramado de situaciones verosímiles y absurdas, metamorfosis insólitas de seres y ambientes, juegos con el lenguaje y con la lógica y asociaciones oníricas que hacen de él un libro inolvidable.                                         

El Retrato de Dorian Grey

MI NOVELA FAVORITA

¡La literatura universal al alcance de tus oídos!

El lenguaje del sonido; voz, efectos y música, motivará tu imaginación en el mundo de las grandes novelas. Bienvenido.


Cuando Oscar Wilde publicó este libro, la crítica moralizante no dejó de acusar al protagonista de ser una figura satánica, corrompida y corruptora, sin comprender en realidad que era una novela que reflejaba la fatalidad de los románticos. El libro cuenta la historia de cómo el culto a la belleza puede trasladar las huellas del paso del tiempo a un cuadro, mientras el rostro de Dorian Gray permanece inalterado e inalterable.


MI NOVELA FAVORITA


¡La literatura universal al alcance de tus oídos!


El lenguaje del sonido; voz, efectos y música, motivará tu imaginación en el mundo de las grandes novelas. Bienvenido.


¿ Doroteo Arango o Pancho Villa? ¡Una biografía controvertida!


José Doroteo Arango Arámbula nació en San Juan Río, Durango, México el 5 de junio de 1878. Con su nacimiento se empieza a tejer la historia de su seudónimo; Francisco Villa o Pancho Villa figura como uno de los jefes de la Revolución mexicana, ​ cuya actuación militar fue decisiva para la derrota del régimen del entonces presidente Victoriano Huerta. ¡Vamos a revivir una página de nuestra historia!

EL ORIGEN
Entre varias versiones acerca del origen de Pancho Villa se encuentra la siguiente:
Doroteo Arango se encontraba fugitivo de la ley por un hecho que aconteció en 1894. Uno de los hijos de Laureano López Negrete, propietario de la Hacienda Sombreretillo donde trabajaba, violó a su hermana mayor. En represalia, Doroteo​ tomó un revólver y disparó contra el terrateniente, fugándose a las montañas, donde pasó la mayor parte de su tiempo hasta 1910, sobreviviendo primero solo, para luego ser rescatado por una pandilla de bandidos encabezada por un hombre llamado Francisco Villa, quien lo recogió y lo alimentó. Así, Arango empezó a operar con esta pandilla asaltando pueblos y delinquiendo. Francisco Villa (jefe de la banda) antes de morir, nombró a Arango como jefe de la pandilla de bandidos. Fue entonces cuando Arango cambió su nombre a «Francisco Villa».

Sus biógrafos coinciden en que Doroteo Arango, perseguido por el asesinato del agresor de su hermana, cambió de nombre y adoptó el de Pancho Villa, apellido que le correspondería si su abuelo Jesús Villa hubiera reconocido como legítimo a Agustín Arango, su padre, y como medida para ocultar su identidad.

EMPIEZA SU CARRERA MILITAR
En 1910, ya con el nombre de Pancho Villa se unió al movimiento maderista, ​ primero a través de su compadre Eleuterio Soto, y después mediante Abraham González, con quién tenía vínculos comerciales. En ese entonces era nada más un cuatrero y en la mejor denominación un guerrillero sin causa; sin embargo, al conocer a Abraham González, representante político de Francisco I. Madero en Chihuahua, recibió de este la educación básica que le hizo abrir los ojos al mundo político y cambiar su visión sobre su propia vida y su relación con los que estaban en el poder. El 17 de noviembre de 1910 atacó la Hacienda de Cavaría; desde ese mismo día se dedicó a reclutar gente para sus tropas.

El accionar revolucionario de Villa se dio durante sus primeros años principalmente en el estado de Chihuahua, en el norte de México, donde su ideal consistió en frenar el abuso que ejercían los hacendados sobre los campesinos y en derrocar a los grupos establecidos en el poder público.

Por su importancia y valor literario e histórico, comparto con ustedes una de las figuras que han desmenuzado la trayectoria vital y militar del Centauro del Norte, la escritora, bailarina y coreógrafa Nellie Campobello, de quien hemos elegido el siguiente fragmento que aparece en su “Obra Reunida”, volumen en el que se incluye “Apuntes sobre la vida militar de Francisco Villa”
Nellie Campobello
TESTIMONIO

“Conviene aclarar que habiendo nacido yo en tiempo de la Revolución, no pude conocer al general don Francisco Villa y menos aún darme cuenta de su vida. Quien me habló de él por primera vez fue su viuda, la señora Austreberta Rentería de Villa. Ella me ha hecho conocerlo tanto en lo físico como en lo moral. Y me permitió leer el archivo de su difunto esposo, siendo allí donde me pude dar cuenta de las andanzas del guerrero.
Durante una larga temporada asistí diariamente a la calle de Abraham González 31, aquí en México, y pude hacer apuntes. Hazañas de guerra en todos sus aspectos; su vida de soldado. Después hablé con algunos de sus dorados, José Nieto, Ismael Máynez, quienes me dieron todos los datos que les pedí. Por carta, otro dorado, Pedro Dávila, me dio información valiosísima. El distinguido y famoso escritor norteño señor Martín Luis Guzmán, quien ahora tiene parte del archivo, y fue villista, me ha aclarado y dado datos importantísimos para estos apuntes.
He ido a conocer varios lugares donde se dieron algunas de las batallas. Mi deseo era saberlo todo –imposible deseo- aquí sólo constan algunos de los hechos de armas de la vida de un guerrero; única que vivió Francisco Villa, conductor de hombres de guerra; en otro aspecto no existe.
La verdad de sus batallas es la verdad de su vida. Al acercarme a través de la historia a los hechos de armas de los grandes generales del mundo, encuentro situado a Francisco Villa como el único genio guerrero de su tiempo, uno de los más grandes de la historia; el mejor de América y después de Gengis Kan, el más grande guerrero que ha existido.

Hago constar que este Francisco Villa nada tiene que ver con el protagonista de tantas historias falsas y leyendas ridículas. La persona a la que se refieren estos apuntes tuvo una vida ejemplar como soldado. Dio batallas gloriosas las más y las mejores habidas en México. Hizo innovaciones prácticas de la caballería en batalla y le dio nuevas formas a la infantería, enriqueciendo los recursos de la guerra.

De dónde surge el hombre de guerra

Leva. Cuerda. La Acordada. El Chaco. Los hombres de los poblados huían al oír estos nombres y la Acordada se iba detrás de ellos. Villa sabía esto y otras cosas más, por eso a los diecisiete años pagaba con su sangre el haber nacido fuerte y rebelde. El monte fue su refugio: sus amigos, otros hombres jóvenes que huían por la misma causa. Entre ellos estaban José Beltrán, Rosendo Gallardo, Sabás Martínez y otros cuyos nombres se oscurecen allá lejos en las arrugas de la sierra donde los lobos aúllan. Su rebeldía era clara y limpia; las aves también la sienten cuando la mano del hombre las aprisiona. Ellos la demostraban con el rifle en la mano, en momentos en que las gentes de ideas, los intelectuales, los escritores, no podían hablar, ni estar unificados, como sucedió después.
Aquellos pequeños grupos peleaban por acabar con las injusticias que cometían las autoridades en los pobres de las rancherías. Mataban rurales, asustaban a los jefes políticos y a los ricos. Robaban animales sin dueño, el ganado salvaje nacido allí, perteneciente a quien primero lo tomaba. De estas mismas manadas se surtían los Terrazas, los Creel y demás ricos privilegiados que sólo cumplían con el requisito de estamparles el fierro de la familia.

Así vivían y así comían: todo en defensa propia, como los rebeldes de cualquier época. Bandidos los llamaban los hombres del Gobierno, así se moteja a cuantos luchan contra una dictadura.

La calumnia contra Francisco Villa ha cundido. Su vida solitaria y miserable, de constante rebeldía, ha sido tema de las mentes inquietas que insisten en explicar lo inexplicable para el mismo Villa. Villa huyó por ese miedo que todos los jóvenes pobres tuvieron a la leva. Después era imposible regresar. La vida de los hombres contrae compromisos que sólo ellos entienden y resuelven, compromisos incomprensibles como la vida misma, que son porque la vida es.

En 1910 Francisco Villa continuó su rebeldía en las ciudades. Vino sonriente, con la seguridad que sólo tienen las gentes que han sufrido. México presentaba el aspecto de una cárcel: sus hijos estaban encadenados. Los hombres que gobernaban eran fuertes. Villa, siguiendo a Francisco I. Madero, supo que con palabras y manifiestos nada se haría, porque el pueblo no sabía leer, los esclavos ignoraban la palabra libertad. Los mineros sabían que sus pulmones se les salían por la boca, que sus piernas se les encogían por el reuma, que sus hijos tenían las canillas flacas y los ojos pelones, sabían muchas cosas tristes.
Aunque la leyenda recompuesta diga y afirme, antes de esa época no existió Francisco Villa. Indudablemente, del muchacho rebelde de 1893 nacía el bravo coronel de 1911, pero Francisco Villa, el que conociera el mundo, el que vino a defender los ideales del pueblo y a ser el jefe militar de la Revolución armada de México, ése nació en 1910, vestido de amarillo y llevando un sombrero ancho, con listón tricolor en la copa y unas cananas fajadas en cruz.

La Revolución lo utilizó primero como capitán, que a su vez junta a otros capitanes que han de ayudarlo a formar, dos años después, el primer gran ejército nacido del pueblo de México. Sus valientes capitanes iban por todos lados levantando gente; unos traían diez hombres, otros veinte, otros cincuenta; los mismos capitanes daban facultades a sus amigos para que reunieran gente, caballos, rifles.

Poco a poco fue creciendo aquella columna. Era 1911. El soldado Pancho Villa, el rebelde de 1893, estaba allí encabezando a sus hombres. Por fin, sus sueños de libertad iban a discutirse con baterías potentes. Por fin, su rebeldía de quince años había encontrado eco: ahora ya no estaba solo, tenía ochocientos hombres que llevaban ocho cananas por cabeza, pertrechados y vestidos de amarillo; eran una columna dorada: así decía la blanca tierra del desierto de Chihuahua y cada uno valía por diez de los mejores. En sus manos traían la vida de sus enemigos. Los soldados del pueblo pedían venganza. “Podían temblar los caciques, los elegidos, los enriquecidos con los dolores del pueblo”. Estas o parecidas palabras repiten ahora los patriotas, los viejos que hoy pasean su cabeza blanca por los campos que ayer regaron con su sangre de adolescentes e idealistas”. NELLIE CAMPOBELLO

MUERE EL PERSONAJE, EMPIEZA LA LEYENDA
Francisco Villa, para algunos, delincuente, violador, asesino, guerrillero, para muchos, héroe, mártir, revolucionario y el también llamado “Robin Hood mexicano”, por dar a los pobres lo que expropiaba de los ricos, murió el 20 de julio de 1923. Fue asesinado en una emboscada en Hidalgo del Parral, Chihuahua.  Su homicidio se atribuye al entonces presidente Álvaro Obregón y al sucesor, el también general Plutarco Elías Calles. Temían del apoyo que Villa le podía dar a Adolfo de la Huerta, que aspiraba a suceder a Obregón en la Presidencia.

Referencias:
-Libro apuntes sobre la vida militar de Francisco Villa, publicado en 1940 por la editorial Ediapsa, de Martín Luis Guzmán.
-https://es.wikipedia.org/wiki/Pancho_Villa
https://www.milenio.com/cultura/pancho-villa-quien-era-realmente-biografia
-https://culturacolectiva.com/historia/pancho-villa-el-origen-de-una-leyenda
  
Créditos del audio
-Locución: Dunia Rodríguez, Maricela González y Juan Manuel Guzmán
-Guion: área Creativa del CECOM
-Corrección de estilo: Aurora Palafox León, Xchel Aurora P. Palafox.
-Logística en redes y apoyo técnico: Jairo León Perez Palafox.
-Realización: Juan Manuel Pérez Guzmán para radio UJAT 107.3 F. M. de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco.