RSS

¡El Suicidio de un Libro!



Rotos de sus alas
carentes de miradas
mudos de poesía,
con sus dientes silenciados
arrancados de sus amos
en esas urbes
abarrotadas de ojos
que abaten las ideas,
se arrojan los libros
desde las azoteas, en calles
donde los sonidos rebotan
en el pavimento frágil
de la histeria.

Lilia Ramírez.
Orizaba, Veracruz, México


¿Por qué se suicida un libro de matemáticas?
- Porque tiene muchos problemas.

 Este chiste banal recobra cabal realidad cuando un libro  lleno de polvo y telaraña    aferrándose  a  un anaquel  se pregunta.
 ¿Por qué no me leen, que problemas hay  para que la gente me ignore?


 “Un pueblo que no sabe leer ni escribir es un pueblo fácilmente manipulable”.


Ernesto “Che” Guevara.

Esta podría ser una respuesta concreta. Pero…

Aparte de las redes sociales, revistas de espectáculos, deportes, grilla política, la noticia del día, catálogos de moda, el examen de mañana. Puedo imaginar varias cosas…


Por la  educación. Nuestro  sistema educativo está diseñado para ser muy lógico, es decir, está casado con promover sólo la parte izquierda del cerebro, esto en algún momento llega a hacer la lectura aburrida, sin el desprendimiento imaginativo que impide la comprensión y la continuidad de la búsqueda. No incita al mundo de las ideas, a la creación, a la búsqueda, a la conquista, al pensamiento, a la duda.
Por la economía. Miles de niños y jóvenes abandonan la primaria y la secundaria para ayudar a su familia que cayó en la extrema pobreza. En los países en donde la riqueza está muy mal distribuida (como el nuestro), las oportunidades no son las mismas para toda la población. La jornada laboral de la clase media llega a ser muy agotadora y mal remunerada, por lo que sobrevivir día con día absorbe rotundamente otro tipo de actividades.


Por Políticas. Porque permiten que los programas de televisión y que los medios de información rindan culto a la violencia, al dinero, a la lujuria, al egoísmo, a la ignorancia, al deseo, a los productos chatarra (Una mala alimentación es parte de un mal rendimiento cerebral).

Por falta de interés inducido
. ¿Para qué leer? si hay televisión (y su sinfín de programas de entretenimiento para todas las edades y gustos), chismes de revistas, videojuegos, cine, música, computadoras, celulares, moda, fiesta, vida social, religión (que ha quemado millones de libros alrededor del planeta y que sumió a Europa en una oscuridad de distribución de conocimientos llamada edad media).


¡Seré un rebelde!

Es necesario hacerse un rebelde ante todo esto para comenzar entre otras cosas, a leer. No un rebelde ordinario con moto, chamarra de cuero y pelo largo, o un rebelde con uniforme colegial, no para nada. ¡Hay que ser un rebelde que cambie  toda distracción para comenzar una búsqueda en otra dirección, en su propia dirección, con su propio pensamiento, imaginación y creación!


¡ SOLO ASÍ LOGRAREMOS QUE NUESTROS LIBROS NO CONTINÚEN 

SACRIFICÁNDOSE ! 


  Escuchemos el siguiente testimonio ¡El suicidio de un libro! a través de... 





  Créditos:

Guion: Ariel Gutiérrez Valencia

Locución y realización: Juan Manuel Pérez Guzmán

Producción: RADIO UJAT 107. 3 FM de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco.


Se tomaron textos de:
http://www.buenastareas.com/ensayos
http://www.sitiolunatico.com

4 comentarios:

Pascual Herrera dijo...

Mas bien es una especie de "SOLUCIÓN FINAL" El genocidio de la palabra.

J M Guzmán dijo...

Lo has definido perfecto estimado Pascual. El genocidio es el grado más extremo de violencia física y sicológica que recibimos a diario. Un abrazo fraternal para ti.

J M Guzmán dijo...

GRACIAS POR SUS VISITAS. SALUDOS DESDE TABASCO, MÉXICO

Genaro dijo...

Descartes en su 'Discurso del método' menciona que llegó en cierta etapa de su vida el momento de recorrer página a página el hermoso libro del mundo, después de haber devorado tanto y tanto libro que le proporcionaron sus educadores jesuitas... A los analfabetas funcionales (tienen la facultad de leer, pero solo la ejercen para acciones que consideran indispensables) les basta arrojarse a la experiencia, al "ahí se va"... Y he aquí lo triste: ¿qué es el "mundo" para quién gusta y disfruta de las perspectivas de generaciones y generaciones, de tantos hombres ilustrados, y qué es el "mundo" para quién gusta sólo detentar las perspectivas de los que lo rodean, así como la suya?... Para unos la vida da para demasiadas posibilidades, para los otros parece que a veces da para muy poco... Leer lectura de la buena amplía los horizontes de nuestra voluntad, de nuestras acciones...