RSS

Ciprián Cabrera Jasso, miembro de la Academia Mexicana de la Lengua Española.



Ciprián Cabrera Jasso, estudió psicología en la Universidad Nacional Autónoma de México, de la que fue después catedrático de Educación Especial y Rehabilitación de Niños. 

Durante años se dedicó a la enseñanza de español, lógica, historia del arte, educación artística, literatura mexicana del siglo XX y literatura grecorromana. Entre los muchos cargos ejercidos en Tabasco, destacamos el de director de la biblioteca del estado José María Pino Suárez.






Ha publicado más una treintena de libros en todos los géneros literarios. Seleccionamos algunos de cada género. En poesía: Trilogía de sombras (1985), Quinteto de cámara (1986), Diez poemas en busca de la luz (1991), Los enebros (1998), Los dones del insomnio (2004) y la antología Obra poética I (2005) con la cual obtuvo en 2006 el Premio Internacional de Poesía Carlos Pellicer por obra publicada.
 En cuento: Entre la luz de la luna y el retrato (1986) y Las once fantasías y un viaje al país de la noche (1987). En novela: Onishi y la fiesta de infierno (1990)  Celia y la oscura esperanza (1992) y Ciliace y el borde de la oscuridad (2006). En teatro: El retrato (1986). En ensayo: Escudriños (1991), El uno y la otredad (1993). Autobiografía: Mi ubicación en la tierra y en mí que somos el mismo cuerpo.
 En 2008, la Editorial Maúcho inició el proyecto editorial “Con la voz en mi casa,” con un CD del poeta que ha sido incluido en varias antologías en México, Europa y África.













En febrero del  2012, se reconoce al poeta como miembro de la Academia Mexicana de la Lengua Española. Felicidades “Pano”  esta designación enaltece a las letras mexicanas. Aquí comparto con ustedes algo de su obra.



LAS PALABRAS

Emanan las palabras de los labios y matan o salvan.
Las palabras presagian un desastre o una esperanza.
Las palabras se gritan en las plazas y enardecen.
Las palabras se silencian en las camas
Y los dedos que esculcan, descubren nuevos horizontes.
Las palabras, siempre las palabras,
Demasiado griterío,
Demasiadas voces en las radios y en las terminales,
En los televisores y en las calles, en los mercados,
En las masacres donde el silencio se levanta y se revela.
Las palabras, las primigenias de padre y madre,
Las palabras inocentes, los signos de una vida sin pasado ni futuro,
Sin rencores, sin odios, sin juicios y sin malo o bueno.
Las palabras que eran niñas crecen
Y dañan, aniquilan, destrozan, guardan rencores, ejecutan venganzas,
Designan fuego y fusilan, designan Dios y se levantan
Y creen tener la palabra verdadera y se separan.
Palabras que designan política y también dividen,
Elevan al ego más allá de los cielos que no terminan.
Designan manzana y la paladeo, la degusto.
Designan silencio y se detienen en la punta de la lengua
Y descansan en el corazón.
Designan canto y el aire se transparenta.
Designan amor y el alma resucita y se expande,
Designan vida y un relámpago fenece.


HA CAÍDO LA TARDE

La tarde ha caído en el jardín
Y mi mirada recorre en mi interior
Cada uno de los viejos rostros,
De los antiguos amores, muertos amores.
Soy una tumba donde el amor ha resucitado varias veces
Y sucumbe de nuevo. Y retorna, retorna
Cada vez más fuerte, más rojo.
Existe un espacio en mí sin espacio
Donde la luz se eterniza y renace el gozo,
La quietud del gozo, el rostro intangible de Dios
Que no tiene rostro ni cuerpo sólo viento.
En este letargo, en esta languidez donde estoy tirado,
Sólo tirado sin desear moverme y ocioso,
El amor esfuma toda desesperanza, todo desasosiego,
Toda neblina que oscurezca mi camino.
La tarde continúa expandiéndose en el jardín
Y las margaritas. Había olvidado las margaritas blancas
Que parecen mariposas aleteando en la brisa.
En mi ventana la noche.
En mi ventana el reflejo de la luna.
En mi ventana las luciérnagas.
Ah, silencio, silencio…

LA TRÉMULA VELA QUE ALUMBRÓ TU ADIÓS

Sobre la calle, asfaltada y húmeda,
Se esfuman tus pasos abuela.
Y hoy pienso que sólo queda de ti el abandono
De tu jardín de flores y de granadas,
El pasillo desnudo
Sin la foto de tu padre italiano y de tus hijos y sobrinos
De pie junto al genovés
Que enloqueció con los espíritus que invocaba.
Levanto la trémula vela que alumbró tu adiós
Y que fue señal de tu último silencio.
En murmullo te digo, porque sé que me escuchas,
“Ya nada queda como entonces, abuela,
Tu cabellera blanca
Se desmorona en la tierra oscura,
Tus nietos hemos crecido y procreado
Y en tu casa, que ya no es tu casa,
Aún se escuchan tus pasos sigilosos,
Tus dedos de pianista sobre invisibles teclados
Y tu lengua impregnada de olvidos,
De nombres que nos dabas sin ser los nuestros”.
Yo sé que tu embolia murió junto conmigo y ya sanaste,
Que mantienes largas pláticas con los ángeles.
Les preguntarás hijos de quiénes son, dónde viven,
Si tienen apellidos ilustres o comunes,
Si son del cielo o de la tierra,
Si sus padres también vuelan,
Si sus manos transparentes son herencia de sus abuelos
O de otro miembro de la familia.
En el sitio donde ahora te encuentras
Estarás con tus hijos y con mi abuelo
Y los llamas por sus nombres
/Porque recuperaste la memoria,
Porque ya no hay olvidos,
Porque no hay embolias
Ni enfermedades
Y uno no se muere de muerte alguna.





CRÉDITOS

Se tomaron textos de los siguientes sitios ¡VISÍTALOS!

Locución: Rosa Isela Rosales y Juan Manuel Guzmán

Guion Dr. Ariel Gutiérrez Valencia


Realización: Juan Manuel Pérez Guzmán, para RADIO UJAT 107.3 F.M. de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco

7 comentarios:

J M Guzmán dijo...

Me aclara un anónimo que: “con todisimo respeto: Panito no es ningun miembro de la Academia Mexicana de la Lengua; se le concedio la membresia honoraria, que en si misma no tiene ningun valor; es honoraria no de numero..... que es la que realmente tiene peso y valor de decisión”

Con todo respeto doy contestación: Lejos del poder que pueda otorgar este documento, lo verdaderamente trascendental para quien lo recibe, es el reconocimiento que hacen de su labor literaria, quizá el papel, bellamente enmarcado colgará en alguna pared de su casa, pero el que lo hayan distinguido seguramente siempre será confortante. Muchas gracias por opinar y aclarar

X dijo...

Creo que tiene razón, lo importante de este reconocimiento es que un organismo tan importante como lo es la Academia Mexicana de la Lengua Española valora el trabajo literario que ha realizado este tabasqueño través de su vida. Felicidades a él y a los que difunden su obra :)

J M Guzmán dijo...

Gracias X tu opinión es valiosa para seguir con está difusión. En lo personal te comento que las fuentes que consulté, y que adjunté en este blog, así lo aseveran. Un saludo y te invito a que leas y divulgues la obra de nuestros poetas.

J M Guzmán dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Pano, tu gran alma está ahora más expandida que nunca. Gracias por haber llegado a mí en el momento que lo necesité. No he derramado ni una lágrima por tí, sé que no lo querrías pero mi compasión, del modo en que me enseñaste a sentirla, te acompaña ahora y siempre. Te amamos Gaby y yo.

J M Guzmán dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
J M Guzmán dijo...

¡Querido poeta! un día después que te entregaron el reconocimiento como miembro de la Academia Mexicana de la Lengua Española, le comentaba a mi hija la alegría que sentí, recordé aquella conversación que tuvimos bajo la brisa fresca del Río Usumacinta, allá en tu añorado Emiliano Zapata, de esto hace más de una década estimado Pano.

El pasado 17 de febrero en tu honor publiqué esa plática en este blog.Hoy me entero por nuestro amigo Gerardo Rivera de tu partida.

Hasta siempre poeta, ahora caminas en esa trilogía de sombras, que te sea leve. Tu alma atormentada esta en paz.