RSS

ANTECEDENTES DE LA REVOLUCIÓN MEXICANA

La Filosofía oriental produjo esta sentencia.

"Donde hay satisfacción, no hay revoluciones''.

Partiendo de esta filosofía, podemos advertir  que la inconformidad, producto de Ia injusticita, fue la precursora del movimiento armado de 1910. 

¡Vamos al reencuentro de nuestra historia! 

Para el historiador Jesús Silva Herzog la causa principal de la Revolución Mexicana fue la “existencia de enormes haciendas en poder de unas cuantas personas de mentalidad semejante a la de los señores feudales de la Europa de los siglos XIV y XV”. Así le señala y analiza en su obra Breve Historia de la Revolución Mexicana. 

PRINCIPALES CAUSAS DE LA REVOLUCIÓN MEXICANA DE 1910

1. La dictadura de Porfirio Díaz.
Este caudillo autoritario estaba en el poder desde 1876, reeligiéndose en 7 ocasiones.

2. El latifundismo

40 por ciento de las tierras mexicanas era propiedad de solo 480 hacendados, quienes mantenían en la ignorancia y la miseria a millones de campesinos.

3. El imperialismo

Grandes capitalistas extranjeros controlaban los ferrocarriles, las minas, el petróleo, etcétera. Mientras tanto, las masas trabajadoras sufrían la pobreza, y carecían de derechos sociales.



PRINCIPALES HECHOS

En 1910, Porfirio Díaz se reeligió por sétima vez, después de encarcelar al candidato opositor Francisco I. Madero. Pero éste, al salir de prisión, hizo un llamado a la rebelión nacional y fue seguido por líderes populares como Pancho Villa y Emiliano Zapata. Al verse acorralado, Porfirio Díaz renunció el 25 de mayo de 1911, y huyó a Europa.


Victorioso, Madero restauró la Constitución de 1857, implantó el sufragio popular y prohibió la reelección. Pero las masas campesinas clamaban por reformas económicas, y el jefe guerrillero del sur Emiliano Zapata propuso el Plan de Ayala, para distribuir tierras entre los trabajadores. Lo apoyó Pancho Villa desde el norte del país. Mientras tanto los sectores conservadores (hacendados, la Iglesia) apoyaron al ministro Victoriano Huerta, quien traicionó a Madero y lo mandó asesinar en 1913.

Después de dos años de caos político y social, a fines de 1915 tomó el poder Venustiano Carranza, quien en 1917 promulgó la Constitución de Querétaro, donde se implantaban importantes reformas como: la jornada laboral de 8 horas, la indemnización por accidentes de trabajo, la libertad de creencias, la reforma agraria y la nacionalización del petróleo.

En 1920, Venustiano Carranza fue asesinado por los partidarios de Álvaro Obregón, quien poco después tomó el poder. Para muchos la muerte de Carranza marca el fin de la Revolución Mexicana. Sin embargo, los conatos de violencia continuaron hasta que en 1934 llegó al gobierno don Lázaro Cárdenas del Rio , e hizo realidad la reforma agraria y la expropiación de los yacimientos petroleros.



1910-2011
Actualmente no existe un consenso sobre cuándo terminó el proceso revolucionario. Algunas fuentes lo sitúan en el año de 1917, con la proclamación de la Constitución mexicana, algunas otras en 1920 con la presidencia de Adolfo de la Huerta o 1924 con la de Plutarco Elías Calles. Incluso hay algunas que aseguran que el proceso se extendió hasta los años 1940.

101 años después sería bueno reflexionar sobre el legado que dejo esta sangrienta revolución mexicana. ¿realmente  sirvió de algo el sacrifico de miles de mexicanos para que las cosas cambiaran en nuestra nación?

Lo cierto es que la revolución mexicana está  considerada como la guerra más sangrienta en la historia de América, salvo tal vez la que propició  la conquista de México Tenochtitlan  por  las huestes españolas.

 

Para la elaboración de este texto se consultaron los siguientes sitios

Créditos del audio: Guion: magdalena García Jiménez
Actores y actrices: Igor Ceva Conde, José Sosa, Tisve Salazar, Virginia Martínez y Juan Manuel Guzmán
Locutores: Carmen Inés Delgado y Juan  Manuel Guzmán
Realización : Juan Manuel Pérez Guzmán, para radio UJAT, 107.3  F. M.de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco



Te invito a escuchar “Antecedentes de la Revolución Mexicana”



Escucha el audio