RSS

12 de Octubre, Día de la Raza


 CRISTÓBAL COLÓN

Vedle sobre el alcázar de su nave,

Brillando el genio en la serena frente,

Cual fija la mirada en Occidente,

Siempre esperando silencioso y grave.

Hincha las lonas vientecillo suave,

Mientras reunida la marina gente

De su jefe murmura, ya impaciente

Por descifrar del porvenir la clave.

Súbito la pupila se dilata

Del audaz genovés: su fe no yerra;

Señala un punto en ademán triunfante,

La ansiedad en los rostros se retrata,

Álzase un grito general de ¡Tierra!

Y arrójanse a los pies del Almirante.


Autor: Ramón Aldana

500 AÑOS ANTES

 Los vikingos llegaron a las costas del norte de América aproximadamente en el año 986, es decir, casi 500 años antes de que Colón "descubriera" este continente.

Otro vikingo, Leif el Afortunado, en el año 1000, durante un viaje de exploración llegó al este de la actual Canadá, específicamente a la Península de Labrador, a la isla de Terranova y a la Nueva Escocia, llamándolas respectivamente: Hellulandia, Marklandia y Vinlandia.

CRISTÓBAL COLÓN
En este contexto surge un intrépido marino, Cristóbal Colón, estudioso de las matemáticas y la geografía; de la Tabla Oceánica de Toscanelli, lector de Marco Polo y de la obra geográfica de Pío II, en la que se describía a Asia y a Europa; se interesa por las observaciones de los navegantes y revive sus propias experiencias como navegante, todos estos elementos lo conducen a madurar un proyecto: un viaje hacia occidente. 
Este proyecto lo ofreció a Génova, Portugal e Inglaterra con el fin de que le prestaran la ayuda necesaria para realizarlo, sin obtenerla.

 
Con relación a España, Colón entrega al rey el proyecto mencionado y éste a su vez, lo hace llegar a las Universidades de Córdoba y Salamanca para su estudio, pero los sabios de dichas instituciones lo rechazan por considerarlo con bases poco fundamentadas y débiles.

Colón no se da por vencido y se dirige a Francia para ofrecer sus servicios al rey, pero al pasar por el convento de la Rábida, los frailes Juan Pérez y Antonio de Marchena se lo impiden ofreciéndole presentar su trabajo a la Reina Isabel y solicitar su ayuda.


Colón y los Reyes Católicos entraron en negociaciones aunque éstas no se resolvieron de inmediato pues el reino carente de medios económicos hubo de hacer un empréstito y Colón otro tanto, para reunir lo necesario y emprender la aventura.

Resuelto el problema económico, Colón parte del puerto de Palos el 03 de agosto de 1492 con una tripulación integrada por 120 hombres, víveres para tres meses y tres carabelas: La Santa María capitaneada por Colón, La Pinta, gobernada por Martín Alonso Pinzón y La Niña, por Vicente Yáñez Pinzón. 

Después de 69 días de navegación, Colón percibe en lontananza, el 11 de octubre, una tenue sombra y, al día siguiente, desde La Pinta, se escucha el tan ansiado grito de: ¡Tierra!.

Colón y sus hombres desembarcaron ante los sorprendidos ojos de un grupo de indígenas en una isla denominada Guanahaní y a la que el Almirante de la Mar Océano llamó San Salvador porque su descubrimiento evitó regresar a España derrotado. 

El primer acto oficial realizado por Colón al pisar las tierras recién descubiertas, fue colocar en la playa una cruz, como símbolo de la religión que más tarde se impondría en dichas tierras, tomarlas en nombre de la corona española y darle un nuevo nombre a la isla. 

La isla a la que denominó Cristóbal Colón, San Salvador, pertenece al grupo de las Bahamas y actualmente se llama isla de Watling



 
Voces: Mayra Salmerón, Claudia Arellano, Arnulfo López, Cesar Avalos Guitar.
Control de audio: Lázaro Palma Salaya
Realización: Juan Manuel Pérez Guzmán, para radio UJAT, 107.3 F.M. de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco.

Escucha el podcast

1 comentarios:

J M Guzmán dijo...

12 de octubre de 1492, Quinientos diez y nueve años después, ¿debemos celebrar o reflexionar? ¡ Anímate y opina!