RSS

La campana de Dolores


El Grito de Dolores es considerado el punto cronológico con que se inicia la guerra de Independencia de México. Consiste en el llamado que el cura Miguel Hidalgo y Costilla (en compañía de Ignacio Allende y de Juan Aldama), hace a sus parroquianos con el fin de que estos desconocieran y se sublevaran en contra de la autoridad virreinal de la Nueva España en la mañana del 16 de septiembre de 1810. El llamado se hace al tañer la famosa Campana de Dolores, ubicada en el campanario oriental de la iglesia parroquial del entonces poblado de Dolores (hoy Municipio de Dolores Hidalgo ubicado en el territorio del estado de Guanajuato, México).


ANTECEDENTES HISTÓRICOS DE LA CAMPANA DE DOLORES


La Campana de Dolores fue fundida el 22 DE JULIO DE 1768 con el nombre de San Joseph "esclarecido patriarca y protector universal de todo género humano, padre estimativo del redentor del mundo y castísimo esposo de la Reina Purísima María Santísima nuestra Madre y Señora" según reza un importante libro español reimpreso en Puebla de los Ángeles 2 años antes del vaciado de la Campana. Fundida la Campana se procedió a su bendición.


Las conmemoraciones del Aniversario del Grito de Dolores se celebraron de manera oficial hasta 1886 en escenarios cerrados en la Capital de la República. En 1887, el Sr. Guillermo Valleto, regidor de festividades del Ayuntamiento, tuvo la brillante idea de verificar por primera vez tal acto en el Balcón Central de Palacio Nacional y así integrar al pueblo a la celebración en la Plaza de la Constitución, lo que se hizo el 15 de Septiembre del año referido, con la fundamental intervención del Presidente Porfirio Díaz. Precisamente para este acontecimiento se requería la Campana de Dolores; pero nunca pudo llegar por una razón importante: en Dolores Hidalgo se informó que la Campana de la Independencia ya no existía.

Al concebir el proyecto para trasladar la Campana a Palacio Nacional, el Sr. Valleto pidió la opinión del ilustre escritor Ignacio Manuel Altamirano, quien no solo aplaudió la idea sino que habló de la gran significación que tenía para el pueblo mexicano esa joya histórica.

Así que comenzó la búsqueda preguntando a los habitantes del pueblo, quienes contestaban que la Campana de Dolores ya no existía por haber sido fundida varias veces, el pueblo de Dolores tuvo esa ocurrencia para impedir que les quitaran tan venerada reliquia, esto provoco un retardo de una década para que se efectuase el traslado de la Campana.

Finalmente descubierto el engañó el 16 de septiembre de 1896 fue trasladada de Dolores Hidalgo, Guanajuato a la Ciudad de México para que fuera colocada en Palacio Nacional, en un nicho especial arriba del balcón central de Palacio Nacional el 14 de septiembre de 1896; un día después se tocó por primera vez en el Zócalo capitalino.

La Campana de referencia es un esquilón que mide 1m 6cm de diámetro inferior, 77 de altura y 11 cm de espesor y pesa 150 kilos.

Te invito al reencuentro de nuestra historia y revivamos aquel momento cuando congregada la población frente a la iglesia, el cura Miguel Hidalgo pronuncio un emotivo sermón, al final del cual grita:

¡Viva la Independencia!, ¡Viva la Virgen de Guadalupe!, ¡Muera el mal gobierno!



Este año ya está lista para que el próximo 15 de septiembre, tal como ocurre desde 1896, la Campana de Dolores sea tocada desde el balcón principal de Palacio Nacional.

Créditos

Jaime Rosique y Guadalupe Guillen

Colaboración; Lorenzo Cue, Arnulfo López y Jenny Matías

Realización: Juan Manuel Guzmán para radio UJAT de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco




ESCUCHA LA HISTORIA






0 comentarios: